Samuel

Las letras hablan de una forma profundamente personal sobre la soledad, el abandono, el
suicidio, el fin de la juventud y un mar de temas tan universales como las ganas de
desaparecer y tan específicos como el nombre de los antidepresivos que toma. Y sin
embargo, en medio de esa oscura realidad, cada canción tiene algún momento que nos
hace reír, mover los pies o simplemente sentir que todo va a estar bien. La voz de Lázaro
no transmite lástima, sino empatía y se presenta como el amigo que nos extiende la mano
con un mezcal y brinda porque haya más en el futuro que en el pasado. Son pocos los
escritores con la sensibilidad para lograr eso… en este país o en cualquier otro.

Last Night in America

Visto de lejos, Last Night In America es un álbum bonito, tranquilo y fácil de escuchar. Es una mezcla de piezas cortas de ambient y canciones en las que folk, lo-fi e indie-pop se diluyen suavemente.

Visto de cerca, es una obra maestra en la que cada palabra, cada sonido y cada silencio está cuidadosamente acomodado con una intención. Uno de esos discos que se desenvuelve poco a poco y revela nuevos secretos conforme pasas tiempo dentro de él. Las letras se encienden como videos caseros borrosos y movidos que de pronto hacen zoom para enfocar una imagen específica: el cigarrillo apretado entre los dientes, una risa nerviosa con aliento a vodka, los pies sumergidos en la orilla del arroyo, un cielo repleto de aves.