Lázaro Cristóbal Comala

Lázaro Cristóbal Comala ya era nuestro cantautor mexicano favorito desde antes de trabajar con él. Sus canciones nos recuerdan por qué nos enamoramos del folk en primer lugar. Tiene que ver con la simpleza de sus melodías y la profundidad de sus letras; pero sobre todo con la capacidad de romperte el corazón y hacerte reír en un mismo verso.

Desde su nombre –inspirado por el concepto de la orfandad– crea  una identidad que suena a paisajes desérticos poblados por soledad, tolvaneras y espinas. Ese mundo está tan moldeado por el realismo mágico de Juan Rulfo y la música de Johnny Cash, como por el gallo cantor de Robin Hood o los personajes cotidianos de su ciudad natal, Durango. El resultado son historias que te enfrentan de lleno con una realidad inescapable, en la que los malos ratos son bastante más comunes (pero no menos importantes) que los buenos.

Samuel (2019) es el primer disco en español jamás lanzado por Pedro Y El Lobo. No es que no hubiéramos querido antes, sino que no habíamos encontrado el proyecto correcto hasta que un día, por suerte, escuchamos una canción llamada “Clara y Ancla”. La voz de Lázaro es completamente de este tiempo y lugar. Tiene un humor muy mexicano para lidiar con la tragedia y hasta canciones dedicadas a sustancias farmacéuticas. Lo asombroso es cómo logra abordar temas universales con la misma honestidad y claridad con las que habla de cantinas y minibares.

 

ARTIST’S PROFILE IN ENGLISH